La Ceiba Acosta', el huerto orgánico, y el arroz

Ceiba3.jpg

En la tarde de ayer iba de camino a mi casa y pasé por la Ceiba Acostada, la cual queda en uno de los barrios de Lajas. La Ceiba Acostada es uno de los puntos de atracción turística en Lajas. La historia de la Ceiba Acostada es sencilla: el Huracán San Felipe la derribó en 1928. Sin embargo, aún caída, la fuerte ceiba sobrevivió el embate de los vientos y la amenaza de la lluvia. De hecho, cuando llegué al sitio donde ella se encuentra me asombré con el tamaño de ese árbol caído. Impresionante lo resistente que es la naturaleza. La ceiba, uno de los poco árboles en Puerto Rico que pierde sus hojas (la mayoría de los arboles en la isla son siempre verdes), crece alto, acumula mucha biomasa y desarrolla raíces adventicias que  pueden llegar a ser muy grandes. Las ceibas pueden vivir siglos y alcanzar alturas de 10 a 20 metros o más. Una de las características que más a mi me gusta de la ceiba son las espinas que tiene cuando el árbol es joven. Poco a poco cuando el árbol crece, envejece y engrandece, pierde las espinas. Las espinas funcionan de mecanismo de defensa  contra depredadores que puedan hacer daño al joven árbol mientras crece. Más aún, cuando pierde las espinas, la ceiba le anuncia al mundo natural que su  tamaño exagerado es su primera línea de defensa, que ya no necesita espinas, y que su tamaño  impresionante e intimidante es para que no se metan con ella. Su madera densa es resistentes a xilófagos (organismos  que comen madera) y su dosel de numerosas hojas crea un volumen foliar resistente a  ataques de organismos defoliadores.  Por eso, este árbol es símbolo de fuerza y longevidad.  El árbol de ceiba es un símbolo patrio tan fuerte en Puerto Rico, que hay un pueblo que usa su nombre. 

Cuando viré mi auto y saliendo del barrio donde yace La Ceiba Acostá, me fijé que en el terreno frente a  una casa había un huerto. Estas personas estaban creciendo cachucha, o ají dulce. El ají dulce se usa para confeccionar sofrito. El sofrito es un condimento licuado que se hace a partir de culantro, ajo, cebolla, cachucha, pimiento cubanelle (de cocinar), sal y pimienta. La receta del sofrito varía dependiendo de la región de Puerto Rico. Al pasar por el huerto tuve que parar, empezar una conversación con ellos y parlar sobre su huerto . Resulta ser que ellos crecen otras hortalizas además de las cachuchas, que el patio posterior tenía frijoles, calabazas, cilantro, tomates, papayas y varios vegetales más. Les pregunté que si vendían el excedente que no se comían,  me dijeron que NO. Que el excedente lo repartían a la gente vecina de la comunidad. Edwin el dueño del huerto, me dijo que hace un rato atrás sembraron un “fiestón” de berenjenas y que se dieron tantas que el barrio ya no quería comer mas bacalao con berenjenas.  Mientras hablaba con Edwin, el papá estaba asperjando una solución a las hojas y le pregunte qué estaba asperjando y me dijo: “Spray de neem, que el neem lo mata to’ y que el neem es natural”. Lo cual me impresionó, pues esperaba que me dijera que era algún tipo de agroquímico que venden en las jardinerías. 

Ceiba.jpg

Seguí hablando con Edwin y con su hija, la cual vive con su madre en otra casa. Él me explicó cómo él prepara la composta y por qué es importante usar métodos orgánicos. Me dijo que lo que uno le “…hecha a la mata, uno termina comiéndoselo…”, lo cual fue impresionante que me diera esa respuesta. Entre consejos de cultivo y que hacían para prevenir plagas, le pregunté sobre el avión de RiceTec, la compañía que crece arroz en los terrenos adyacentes a los de él. Edwin me dijo: “…aquí no mucho el spray del avión de RiceTec, pero en la casa de ella el spray se mete todos los días cuando lo echan…”.  La hija de Edwin me dijo que el olor a pesticida es insoportable y que muchas veces se siente que se marea por el olor fuerte. La hija de Edwin me dijo que así como ella, hay muchas personas en otros sectores de Lajas que se ven afectadas por los agrotóxicos que  asperjan en la finca de RiceTec. Esta compañía de arrocera cultiva sobre 780 hectáreas, por que afecta mucha mas gente que los vecino de Edwin y sus familias. De hecho, la foto que ven debajo de este texto es el avión de RiceTec asperjando muy cerca de casa y negocios en aledaños a la carretera 116 en Lajas. Estas personas viven acechadas por la lluvia de agrotóxicos que se asperjan de octubre a marzo, lo que comprende la temporada de cultivo y cosecha de arroz en mi pueblo. 

Todo esto me puso a pensar en las contradicciones que constante vivimos. En un lado una corporación transnacional que tiene 780 hectáreas de terreno, que cultiva arroz de manera industrial asperjando agrotóxicos  nocivos a la salud humana y la salud del ecosistema. Esta transnacional que produce mas de un millón del libras de arroz en Puerto Rico que se exportan a Texas y Arkansas para que se procesen y se empaquen y luego se importa parte a Puerto Rico para que se vendan como Texmati de Rice Select  por  $7.99 o $9.99 el orgánico (en Puerto Rico no se produce el arroz orgánico) en tu tienda mas cercana de productos “naturales”. Y al otro lado esta el pequeño hortelano que no usa agrotóxicos, que sus practicas no impactan a nadie, excepto a las pobres orugas que mata con el spray de neem. Más aún, este hortelano que produce más de lo que puede comer, comparte el excedente con sus vecinos. Entonces me pregunto, ¿cuál práctica tiene mas impacto económico, RiceTec y su contribución al PIB del país o Edwin el hortelano que comparte el excedente de su cosecha con los vecinos? ¿Podremos reproducir las acciones de Edwin a través del largo y ancho de PR para que se produzca mas hortalizas locamente de manera orgánica? ¿Podemos alejarnos como país de estas prácticas agroindustriales y movernos a una agricultura local, diversa, orgánica, y sostenible? ¿Puede ser una nueva agricultura, sostenible y amigable al ambiente el espinazo de una nueva economía en Puerto Rico? Como la ceiba caída, somos un pueblo momentáneamente en el piso, tumbados  por los embates del huracán económico, pero ¿podremos levantarnos como lo hizo la ceiba en Lajas sujetándonos  de la nueva agricultura? ¿Es el modelo agroindustrial  en función hoy en día en Puerto Rico el adecuado para levantarnos como pueblo y empezar a crecer? ¡ Las repuestas están por verse! 

LaCeibaAcosta2.jpg